Pectus Excavatum

¿Qué es el PECTUS EXCAVATUM?

El Pectus Excavatum conlleva un hundimiento o embudo del esternón, sobretodo en su porción inferior. es por esto que muchas personas lo conocen como tórax o pecho hundido.

Es la deformidad más frecuente de la pared torácica durante la infancia y adolescencia y se cree que debido a un trastorno en el desarrollo y crecimiento de los cartílagos costales, que arrastarán al esternón hacia dentro; circunstancia que durante el crecimiento del niño se puede ver acentuada.

Es una enfermedad que se estima en 1 de cada 700- 1000 nacimientos, especialmente en el sexo masculino, y que habitualmente se va haciendo cada vez más visible con el paso de los años, siendo un momento clave la adolescencia.  Hay personas que desde el nacimiento ya presentan cierto hundimiento del esternón y hay otras, que durante la pubertad es cuando experimentan esta circunstancia.

Este hundimiento del esternón puede causar presión a los órganos internos de la caja torácica, pudiendo provocar anomalías tanto respiratorias como cardíacas. Puede acarrear una mala tolerancia al deporte, agotamiento precoz, puede asociar dolores torácicos puntuales inespecíficos y en ocasiones ir asociado a escoliosis o costillas flotantes aladas.

Si bien todo ésto no es lo habitual, y la mayoría de casos de niños o pacientes con Pectus Excavatum son casos leves o moderados, acarreando fundamentalmente sobretodo un problema estético y psicológico, lo cual puede también afectar gravemente el desarrollo y el día a día de las personas.

¿Hay tipos diferentes de Pectus Excavatum?

Lo cierto es que sí. Lo más habitual es encontrarse con un embudo en tercio inferior esternal, centrado y simétrico. Algunos autores, los llaman a estos Tipo 1.

Pero no siempre un Pectus Excavatum es simétrico. Se pueden encontrar formas a modo de un «embudo largo» que afecte prácticamente a todo el esternón (Tipo 2), o formas asimétricas (Tipo 3), quizá más frecuentes de lo que apunta la literatura.

En cualquier caso, en el Pectus Excavatum siempre existe una posición anormal del esternón y cartílagos costales, sobretodo a nivel inferior que marcará una disminución del diámetro anteroposterior de la caja torácica con afectación, en ocasiones de la función pulmonar y /o cardíaca, como se comentaba anteriormente. Aunque son los problemas psicológicos y /o estéticos los más habituales.