De profesionales recién llegados a la HAD. Andrea

576 1024 Eva A. Sánchez Martos

Hoy os presentaré a una joven enfermera que se presentó como voluntaria a trabajar en nuestra unidad contra la COVID-19.

Por entonces era aún estudiante de enfermería y con muchas ganas de poner en práctica todas las horas de formación y práctica que había llevado a cabo durante los cuatro años de carrera universitaria para conseguir el grado de enfermería. Nosotros tuvimos la oportunidad de conocer a una mujer inteligente, ágil y muy trabajadora que en todo momento tuvo claro cuáles eran sus límites y eso la hacía prudente. Estoy llamado todas las cualidades que todo profesional dedicado a tratar personas debe tener. Los profesionales que llevamos más años de ejercicio lo sabemos muy bien.

Pero preguntamos a Andrea:

En el momento que se declaró el estado de emergencia pensaste que tendrías la oportunidad de atender pacientes como enfermera?

Cuando comenzó el estado de alarma todo era incertidumbre de lo que nos pasaría a los estudiantes, ya que de un día al otro nos echaron del puesto de prácticas para que corríamos el riesgo de poder ser contagiados y sin saber si podríamos terminar el período o que haría la universidad para solucionar este problema. Se empezó a hablar a los medios de comunicación que era un momento donde necesitaban personal sanitario y que pedían la ayuda de estudiantes de último año de carrera porque no daban alcance y fue el momento en que la universidad nos proporcionó hospitales para enviar -hay nuestros datos. Lo que no me esperaba es que fuera tan rápido y en cuestión de horas de la llamada del hospital ya tuviera la primera formación de EPIS y en 48h comenzara a trabajar como enfermera. Nunca lo habría imaginado.

Que fue para ti el enfrentarte a pacientes de COVID-19?

Los primero días al hotel todo eran nervios y mucho miedo, lo haré bien? Haré cualquier error y hemos contagiaré? Sabíamos que teníamos 12h de turno por delante y que las cosas las haríamos despacio y fijándonos en cada detalle para no cometer errores. Todos aprendíamos de todos, y nos corregiré si era necesario, eso te crea tranquilidad, y es lo que hemos pasó a mí, todo el miedo que tenía los primeros días se convirtieron en coraje para hacer frente a todo lo que viniera por delante.

Pasaste miedo ante la posibilidad de poder llevar la infección a tu familia?

El miedo estaba siempre en la cabeza, siempre pensando si después de nuestra jornada de trabajo nos estábamos llevando al "bicho" en casa. Yo he seguido viviendo en casa con mis padres y mi hermano, mis padres salían como yo cada día a trabajar y aunque yo estuviera en contacto directo con personas con Covidien ellos también podían correr el riesgo de llevar la infección a casa. Aún así tomábamos las medidas al llegar a casa después de trabajar, dejando los zapatos fuera (lavarlas con agua y lejía) y directos a la ducha, dejando la ropa con una bolsa que luego iría todo en la lavadora.

Te costó aprender las medidas especiales de protección contra la infección?

Antes de empezar a trabajar, el hospital nos hizo una pequeña formación de EPI con la que fui el primer día con una idea de cómo sería todo este equipo. No ha sido nada difícil aprender estas medidas, ya que día tras día lo hacíamos y era una costumbre, siempre estaba el / la compañero / a en el momento que nos teníamos que vestir para asegurar que íbamos bien equipados y no nos faltaba ningún complemento de protección.

¿Qué te hacía más respeto, las funciones de enfermería o la posibilidad de infectarte?

Al fin y al cabo las tareas de enfermería las hemos hecho durante los períodos de prácticas, aún así siempre hay cosas por aprender cada día. Como he dicho antes el miedo siempre estaba presente, con la idea de si cada día cuando llegaras a casa te estabas llevando el "bicho" contigo. Iba con la idea de que mi trabajo serían como unas prácticas avanzadas yendo detrás de una enfermera, pero no ha sido así hemos tenido una autonomía brutal, donde nosotros mismos hacíamos todas las tareas de enfermería (siempre con el apoyo de profesionales) y no quedábamos en una segunda posición, sino que estábamos a la misma altura que nuestras enfermeras referentes.

Qué situación, de las que viste, destacarías como muy dura?

La verdad es que no hemos vivido situaciones duras, ya que el perfil de pacientes que teníamos en el hotel estaban muy estables. Lo que si puedo destacar es el estado emocional de los pacientes, el modo en que vivían la situación en la que estaban, la angustia que nos transmitían y la atención que nos pedían para hablar ni que fuera 5 minutos con ellos, ya que esto también los tranquilizaba. Creo que nuestro trabajo tenía una buena parte técnica, pero lo que más peso tenía era el apoyo que les dábamos a los pacientes, muy necesario en estos momentos.

Andrea y Dr. Pablo preparando una sorpresa a una paciente.

Tienes recuerdos especiales de algún paciente? ¿Cuál?

Tengo el recuerdo de muchos pacientes, sobre todo de aquellos que han estado más tiempo con nosotros. Pero siempre en recordaré a uno de ellos, un paciente que perdió a su mujer pocos días antes de ingresar él en el hotel por el mismo diagnóstico, COVID-19. Él nos lo explicaba con lágrimas en los ojos, nos explicaba que llevaban 50 años casados ​​y que era la mujer más hermosa que había existido. Cuando terminar de quitarle la presión nos pidió si teníamos 5 minutos para enseñarnos fotos de ellos dos, celebrando aniversarios, yendo de viajes, etc ... y en este momento es inevitable no pensar en lo que tenemos y deseas darle un abrazo muy fuerte que lo apoye para hacerle saber que aunque no seamos su familia de sangre, en este momento lo éramos más que nunca. Sus últimas palabras antes de irse de alta en casa fueron: - ¿Puedo haceros una foto? Me gustaria poder recordar siempre a mis 3 ángeles de la guarda. (Refiriéndose a nosotros, las tres estudiantes de enfermería que estuvimos durante toda su estancia)   

Si vuelves a darse esta situación, dudarías en dar un paso adelante o vendrías a ayudar de otro modo?

Tras vivir esta experiencia, no lo dudaría. El miedo siempre aparece en estas situaciones tan extremas, pero cuando tienes vocación para tu profesión esto lo dejas atrás y no dudas en dar un paso adelante y tomar decisiones importantes.

No puedo estar más agradecida del equipo de profesionales con los que he podido compartir todo esto, que sin ellos no habría sido igual. el compañerismo [1] que había entre el equipo era brutal, tan sea entre equipo enfermero como con administración y residentes de medicina. Agradecer a mis enfermeras Eva y Alba por todo el apoyo que nos han dado día a día, ya que han sido el pilar fundamental para que todo esto sea posible. Mil gracias por todo.

 

Gracias a ti Andrea por tu empuje y tu profesionalidad que fueron básicas para hacer posible nuestros objetivos cuidar lo mejor posible a las personas enfermas de l`'Hotel Medicalizado. Tienes las cualidades para ser una gran enfermera, espero y deseo que disfrutes de tu profesión. En este tiempo, ser enfermera es un 99,9% vocacional y tu ya dispones de él, no dejes que nadie te 'la haga disminuyó.

 

 

[1] En catalán correcto "compañerismo". Pero dado que es un blog coloquial dejamos la expresión elegida por la autora.

Eva A. Sánchez Martos
Eva A. Sánchez Martos

Graduada en Enfermería por la UAB. Tengo un Máster en Cardiología y otro en Cirugía Vascular por la UB. Me he formado como investigadora en el II.SICarlos III y he liderado muchos proyectos de investigación como el estudio EMIRTHAD sobre el incumplimiento terapéutico. Porto treinta años mejorando como enfermera. Hace veinte años que ayudar al nacimiento de la hospitalización a domicilio en el Parc Taulí.

Todas las entradas de: Eva A. Sánchez Martos

Dejar una respuesta

Tu cuenta de correo no será publicada.