Hábitos saludables


alimentación

  1. Come fruta, verdura, hortalizas, legumbres, frutos secos, y farináceos (Preferentemente integrales), así como cantidades moderadas de carne, pescado, huevos y lácteos.
  2. Repartir la ingesta diaria en 5 o 6 comidas; te ayudará a sentirte mejor. No hay que comer por dos.
  3. Bebe preferentemente agua.
  4. Modera el consumo de sal. Es mejor utilizar sal yodada.
  5. Utiliza preferentemente aceite de oliva, Para cocinar.
  6. Come cinco raciones de fruta y verdura al día.
  7. Come pescado dos veces a la semana, Ya que tiene omega 3, necesario para el buen desarrollo del feto. Evita los peces predadores (pez espada, emperador, atún) ya que tienen alto contenido en mercurio.
  8. come lácteos, Preferentemente desnatados. Evita los quesos frescos o de pasta blanda (camembert, mascarpone, brie, requesón, queso de Burgos).
  9. Cocina las carnes suficientemente, Sin que queden partes crudas.
  10. Respeta las fechas de caducidad los alimentos refrigerados.
  11. Por lo general, no comas alimentos crudos de origen animal.
  12. Puedes utilizar diferentes técnicas culinarias, Pero siempre hay que evitar aquellas que conllevan un exceso de grasa (fritos).
  13. No son recomendables los azúcares y los alimentos con grasas, Como las pastas dulces, pasteles, helados, golosinas, ...
     

Durante el embarazo, es necesario más que nunca seguir una alimentación saludable. Una alimentación adecuada contribuye a un buen desarrollo del feto.

Peso durante el embarazo

Durante la gestación, se necesita una aportación variada de alimentos para un buen desarrollo del embarazo: es mejor comer poco de muchos alimentos que comer pocos alimentos en mucha cantidad.

El aumento de peso durante la gestación depende del peso inicial al inicio de la concepción. Un aumento de peso inferior o excesivo al recomendado durante el embarazo puede derivar en posibles complicaciones.

Conoce tu índice de masa corporal (IMC):

  • Bajo: (IMC <20): Aumento de 12,5 kg
  • Normal: (IMC 20 a 26): Aumento de 11,5 kg
  • Alto: (IMC 27 a 29): Aumento de 7 kg
  • Muy alto: (IMC> 29): Aumento de 7 kg

Calculadora de IMC Canal Salud (Gencat)


ejercicio físico

Practicar ejercicio físico durante el embarazo n'alleuja las molestias propias y ayuda a descansar mejor. Fortalece la musculatura y mejora la resistencia para una recuperación más rápida posteriormente al parto. En ausencia de complicaciones, la práctica moderada de ejercicio físico, como pasear, caminar, nadar, ejercicios aeróbicos de bajo impacto, bailar, yoga y / o estiramientos no son perjuicio a los ni para la madre ni para el feto.

 

Deportes de riesgo

Se desaconsejan los deportes de riesgo tales como aquellos que puedan implicar caídas o golpes, deportes de aventura o aquellos que impliquen un aumento excesivo de peso.


sexualidad

Durante la gestación, debido a los cambios hormonales, físicos y psicológicos, puede haber una modificación del deseo sexual: puede que durante el primer trimestre disminuya, que aumente en el segundo y que vuelva a disminuir el tercero.

Si el embarazo es normal, no es necesario modificar o interrumpir los hábitos sexuales y es, incluso, deseable que puedan proseguir sin inconvenientes.

 


hábitos tóxicos

tabaco

El tabaco perjudica la salud tanto de la madre como del bebé. Es muy importante no fumar durante el embarazo. Si eres fumadora, el embarazo es un buen momento para dejar el tabaco. Puedes pedir ayuda a la comadrona y / o al obstetra, si la necesitas.

alcohol

Durante el embarazo se desaconseja totalmente el consumo de bebidas alcohólicas. El alcohol puede tener graves consecuencias para el bebé, tanto a corto como a largo plazo, así como problemas en el comportamiento y el aprendizaje, cambios emocionales o defectos físicos.

 

El consumo de tabaco, de alcohol, así como de otras drogas durante el embarazo, afectan directamente al feto y pueden provocar sufrimiento fetal, aumentar el riesgo de tener un parto prematuro y / o bajo peso al nacer.

 

 


toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito (toxoplasma gondii), que se transmite a través de los animales. Durante el embarazo puede ocasionar complicaciones graves, afectando a la placenta y el feto.

En los análisis que se hacen durante el embarazo se determina si hay anticuerpos frente a la enfermedad.

Si tu resultado es negativo, Ten en cuenta:

  • No comer carne cruda o poco cocida, O bien congelarla durante más de 24 ha -20 ºC.
  • Evitar el contacto con gatos y sus excrementos (Limpiar diariamente el lugar donde hacen las necesidades).
  • Evitar trabajos que puedan facilitar el contacto con material posiblemente contaminado (jardinería).
  • Lavarse las manos y lavar las superficies y los utensilios de cocina después de manipular carne cruda, verduras o frutas.
  • No ingerir verduras, hortalizas, hierbas aromáticas ni vegetales crudos sin lavarlos previamente a fondo con agua.
     

listeriosis

La listeriosis es una infección causada por una bacteria (Listeria monocytogenes) que se puede contraer a través de alimentos contaminados. Durante el embarazo puede causar complicaciones graves en la placenta y el feto.

Consejos para evitar la infección:

  • Cocina bien toda la carne, Las aves y el pescado.
  • Evita los alimentos frescos preparados, A no ser que los calientes. Evita patés, embutidos, pescado ahumado. No comas ensaladas preparadas, como las que venden en los supermercados, sobre todo si contienen huevo, pollo o mariscos.
  • Evita la leche no pasteurizada (sin tratamiento), Así como los alimentos que contengan este tipo de leche (tanto de vaca como de cabra). No comas derivados de la leche, como los quesos, a menos que en sus etiquetas de elaboración se especifique que están hechos con leche pasteurizada.
  • Lavar y pelar bien todas las frutas y vegetales, Antes de consumirlos.
  • Evita los brotes de soja y otros germinados.
  • Evita contaminar los alimentos que ya estén listos para comer: Mantiene los alimentos que podrían ser contaminantes separados de los vegetales y frutas ya lavados, y de los alimentos cocidos y listos para su consumo.
  • No guardes la comida durante demasiado tiempo.
  • Revisa la temperatura de tu nevera y refrigerador.